Foro sobre las web novelas creadas por Guiomar sánchez Ramírez
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Capitulo - 5 Liber Al Vegis ( Libro de la ley)

Ir abajo 
AutorMensaje
Guiom@r (La Autor@)
Administrador@
Administrador@
avatar

Cantidad de envíos : 92
Fecha de inscripción : 27/05/2009
Edad : 27
Localización : Admirando la belleza de Razu ? no, escribiendo ;)

MensajeTema: Capitulo - 5 Liber Al Vegis ( Libro de la ley)   Jue Jun 11, 2009 12:18 am

Capítulo 5 - Liber Al Vel Legis (Libro de la Ley))



Se escuchaba el claro sonido del agua del grifo descender por el inmaculado mármol blanco del lavabo.
Razu se quedó mirando el sumidero por el cual, en círculos acordes a las agujas del reloj, se filtraba el líquido transparente. A pesar de haberse refrescado la cara, seguía sin sentirse mejor, sabía que todo ello le iba a trasladar a su fin. Sin embargo, antes de que eso ocurriera tenía pensado llevarse por delante a todos aquellos que amenazaban la seguridad de los suyos. Recordó que la noche anterior habían atacado unos kakodaemons de nivel superior a un infeliz humano, tal vez si la Comitiatus no se interpusiera continuamente en su camino habría menos bajas.
Si, era cierto .Él odiaba a los Psíquicos, para que negarlo. No estaba de acuerdo con ellos y difería de sus formas, pero en el fondo de su alma Razu sabía porque odiaba aquella raza de vampiros…Y todo ello se resumía a un nombre.
Nick Smith, aunque ahora permaneciera en su estado humano iba a despertar y eso no le suponía ninguna alegría. ¿De que habrían servido todos estos años si a pesar de todo Nick volvía a estar cerca de Rose? ¿Por qué no podría simplemente matarlo?
La razón era muy simple, aunque matara a Nick este volvería a revivir. Una y otra vez como una maldita pesadilla y siempre con ese carácter que lo caracterizaba. Cuando se transformarse iba a volver a ser él mismo de siempre. Razu desconocía como sería ahora Nick , pero pasaría lo que siempre pasaba con ese sujeto.
Que ironía que hubieran sido amigos, y que ironía aun mayor que a causa de haberse hecho cargo de la vida y seguridad de Rose su amistad se hubiera visto truncada por ello.
Nadie sabría nunca lo que Razu Cruoris había tenido que asumir el día en el cual depositaron a esa niña de un año y medio entre sus brazos. Nadie sabría todo lo que había tenido que abandonar y por todo por lo que había tenido que luchar. No, Nick no volvería a causarle ningún daño a Rose mientras él estuviera vivo, ya había sido suficiente tortura alejarse de Rose durante nueve años, sin verla, tocarla, ni siquiera hablar. Y se suponía que la había dejado en Escocia, ¿Qué hacia en Nueva Orleans? Esos dos… parecía que tuviesen un imán, pero Razu le había concedido a Rose el deseo de llevar una vida humana y a pesar de todas sus promesas, pretendía cumplir con ello. Desgraciadamente, si la cosa seguía el curso que Razu creía, a la princesita Rose se le iba a acabar el recreo y a Nick, tal vez de un día para otro…la vida.
-¿Razu?- se escucharon unos golpes en la puerta del baño-¿Estas bien hermanito?-pregunto Chaos mientras abría lentamente la puerta.
-Déjame solo, no estoy ahora mismo para nadie-gruñó el vampiro.
-Oye vampi-niñato, a mi no me vaciles- Chaos agitó sus coletas acompañada con una mirada gélida- ¿Quieres qué acabe con tu vida en un segundo?- de la mano de esta apareció una bola de fuego.
-Por mi haz lo que quieras, pero vete- sintió temblar todo su cuerpo y tuvo que ponerse de rodillas sobre el frío suelo de mármol.
-Ay Razu…- Chaos se arrodillo y abrazó a su hermano que temblaba pero aun seguía rígido- estas peor, pero lo que hoy te reconcome no es tu sangre sino la sangre que late por las venas de otra persona.
-Chaos, voy a tener que hacerlo, voy a tener que transformar a… Rose -Razu jadeó- Voy a tener que… destrozar algo extremadamente puro por una estúpida lucha entre razas y clanes- en su rostro apareció el dolor, boqueó enseñando los colmillos-No permitas que la vea, porque esta vez ya no puedo responder de mi mismo y no solo destrozaré su vida sino que la condenaré a una existencia que no tolera, en un mundo que ella odia desde pequeña. Además de otras cosas…-apartó la mirada de los curiosos ojos de su hermana.
-Razu, admite que te apartaste de ella cuando tenia diecisiete años porque comenzaba a dejar de ser una niña y a ti ella…
-¡No lo digas!-chilló él- No tengo derecho sobre ella y esta mal, así que, no lo digas.
-No se puede huir de lo evidente mi vampi-niñato. Todos sabemos como la mirabas y como la tratabas desde siempre, cada vez que ella te llamaba y tú respondías con una sonrisa. ¿Son celos ese sentimiento que sientes hacía Nick?
-Deja de…torturarme por favor-susurró
-Lo siento, olvido con frecuencia dejar mi trabajo cuando estoy en casa. Es cierto, ahora precisamente no estoy para torturar a nadie.-sonrió con dulzura y le acarició el
pelo- Fenrir habló hoy con Rose sobre ti, te va a ayudar- la espalda de Razu se tensó aun más si cabía bajo la mano de Chaos. Todo para dar paso a un sonido gutural.
-No, no necesito que haga esto por mí y dile a Fenrir que no se vuelva a acercar a ella, es una orden y no una sugerencia. Sabes lo imprevisible que es si se enfada.
-Lo se hermano, lo se. Tranquilízate o el ataque será peor y esta noche debemos
salir…-la chica intentó animar el tono de voz.- ¿Sabes qué? Por lo visto a Rose le ha crecido muchísimo el pelo, al parecer lo lleva por la cintura. Y esta muy guapa también y además se veía bien dentro de lo que cabe.
Razu sin darse cuenta, rememoró algo que le dijo Rose…
-¡Razu! ¡Razu! ¡Mira!- la niña le tiraba de la manga de la camisa con insistencia-¿Tú prefieres el pelo corto o largo para una chica?
-Me gusta largo pero…-frunció el entrecejo- tú lo puedes llevar como quieras Rose.
La pequeña meditó un rato agitando su corta melena dorada, finalmente dijo- Razu, te apuesto lo que sea a que cuando sea tan grande como tú voy a tener el pelo tan largo como pueda para que te guste.
Razu se había reído y había dicho- Entonces tendré que peinarte a menudo princesa.
-Si, a mi me gusta que me peines solo tú, solo tú puedes hacerlo por ser especial-la niña se le abrazó con ternura al tiempo que Razu sentía una punzada de culpabilidad en su corazón por sentirse feliz ante aquellas palabras.



-¡Rose! – una chica de pelo corto negro le hacía señas con los brazos desde la escalinata de la universidad- Mira, ya me he comprado el cuarto álbum de Led Zeppeling .Creo que dentro de nada podré escuchar Stairway to heaven.
Rose le sonrió a Morgan con una ligera sonrisa, pero ella aun seguía como en estado de trance.
Razu se moría.
Tenía que hacer todo lo posible, pero iba a volver a verlo…y los recuerdos a la larga no le sentaban bien, porque seguro que cuando terminaran con aquella parafernalia él iba a volver a irse, a dejarla atrás, a vivir su vida de siglos y años incorruptos y eternos.
Al menos Razu con ello nunca sabría que ella también estaba poco a poco marchitándose y desapareciendo. Mentira , lo iba a saber, ya que si iba a necesitar su sangre una muerta no servia en sus planes. En el fondo era una egoísta, cualquiera hubiera tirado la toalla y se habría transformado con gusto sabiendo que así salvaba su vida y la de otra persona. Pero no , Rose Mcdowell prefería su vida humana , morir como humana dejando todo deshecho y con ello la consecutiva y decadente muerte de Razu , alguien que la había cuidado desde siempre , que la había ayudado en todo pero que se fue un día sin saber porque y ya no la protegió de lo que después fue su desgracia eterna .
-¡Oye tú! ¿Me oyes o te has largado de vacaciones?-Morgan la zarandeó.
-Um , perdona Morgan estaba pensando ¿Decías?
-No tienes remedio- suspiró con efusividad- Decía que quiero hacerme este tatuaje pero no se que es.-le señalo la portada del disco, en color negro con la figura de un ermitaño blanco. Abajo había cuatro signos, Morgan le indicaba uno en concreto, que era especial y parecía decir: “Zoso”
-Eso es una rúbrica demoníaca, ese signo lo usaba mucho Jimmy Paige, el fundador del grupo. Se decantaba bastante por el ocultismo y por ser seguidor de Aleister Crowley.
-¿Quién es ese?-inquirió cruzándose de hombros la morena.
-Un mago negro del siglo XX que comulgaba con las teorías filosóficas de Nietzche y era muy paradójico. Creó un libro llamado: Liber Al Vel Legis o libro de la ley ,que contenía unas leyes muy concretas que según Crowley le había dictado un demonio llamado Aiwass cuando descubrió en el Cairo un extraño pergamino.
-Que interesante pero, ¿Cómo consiguió el pergamino?-le pregunto curiosa Morgan.
-Al parecer estaba de luna de miel con su esposa, que era médium y esta actuó de catalizador del ente, este les indico el lugar y el artículo que como número tenía el 666.Puesto que Aleister consideraba que ese era su número especial , el de la bestia, no se lo pensó dos veces y lo adquirió. Su esposa se llamaba Rose.
-Que coincidencia tan macabra amiga. Y ese libro que dices…
-Digamos que comienza bien, con mitología Egipcia incluida, pero luego…raya en lo satánico.-se abanicó con su mano- Entremos, el sol de hoy me esta abrasando.
-Tú cada día soportas menos el sol- le dijo su amiga al tiempo que sostenía la larga melena de Rose, quien inconscientemente dio un requiebro para que no le siguieran tocando el pelo-Uy, lo siento. No recordé que no te gusta que nadie te toque el pelo.
-Si, tranquila. No pasa nada.
- Pero yo quiero estar al tanto, ¿Te sabes algo de ese libro para decírmelo ahora?-suplicó
Rose miró haciá delante y susurró como en una letanía un extracto.
-Entonces dice el profeta y esclavo de la bella: ¿Quién soy y cuál será el signo? Y así ella le contestó, doblándose, una lamiente llama de azul, toda tocante, toda penetrante, sus hermosas manos sobre la tierra negra & su cuerpo cimbreño arqueado para el amor y sus suaves pies sin dañar las pequeñas flores: ¡Tú sabes! Y el signo será mi éxtasis, la conciencia de la continuidad de la existencia, la omnipresencia de mi cuerpo.
Después todo era silencio, el de Morgan por meditar las palabras de Rose y el de esta última por recordar pesarosa la incomprensible manía de que la única persona que dejaba tocar su cabello estaba más cerca de lo que imaginaba y pronto se verían.
Cumpliendo una promesa que ella años atrás había dado por mentira.

_________________


"Un mago nunca llega tarde, Frodo Bolsón. Tampoco llega temprano, llega precisamente cuando tiene que llegar"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sepulcroderosas.forosactivos.net
 
Capitulo - 5 Liber Al Vegis ( Libro de la ley)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Feria del libro antiguo en A Coruña
» He-man (DDG) en la feria del Libro
» Libro-Aprender.a.Dibujar.Un.Metodo.Garantizado.-.Betty.Edwards
» Liber CVI A Propósito de la Muerte
» Un libro de cocina "Steampunk"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Sepulcro De Rosas :: Historia de Sepulcro de Rosas :: Capítulos-
Cambiar a: